comunicación y tecnología para empresas

Actualizaciones de software: qué son, para qué sirven, cuándo instalarlas

De Abr 5, 2019 en Blog |

Buena parte de los servicios de mantenimiento preventivo que realizamos en redes de empresas implica asegurar que el software de los distintos dispositivos que las componen esté siempre actualizado. Lo mismo pasa con los servicios de mantenimiento y seguridad para WordPress, y más aún con nuestros servidores web y de correo, de los que dependen clientes y usuarios para trabajar a diario.

Sin embargo, haciendo un sincero mea culpa, debo reconocer que no siempre logramos transmitir con suficiente claridad cuán críticas son las actualizaciones de software. Por eso nace este artículo, con el fin de servir como aporte, referencia interna y reflexión a la vez.

¿Qué son las actualizaciones de software?

Las actualizaciones de software (también denominadas parches) son fragmentos adicionales de software publicados por quienes producen los sistemas operativos y programas que usan nuestros equipos con el fin de mejorarlos.

Estas actualizaciones se instalan sobre el software actual del dispositivo y no suelen requerir que se instalen los programas desde cero.

Nótese que siempre me refiero de forma genérica a equipos o dispositivos, en vez de a computadoras o servidores. Esto no es casualidad; continúe leyendo y lo entenderá.

¿Por qué hay que actualizar el software?

Actualmente, el principal motivo porque el que debemos actualizar el software es por seguridad: para mantener nuestros datos y los sistemas de los que dependemos para vivir y trabajar lo más seguros posible. Sin embargo, también hay otros motivos para mantener nuestro software siempre actualizado, como corregir errores y acceder a nuevas funciones que mejoren su uso.

Todas las personas que han usado alguna vez una computadora se han encontrado con un aviso de actualización de su sistema operativo o programas. Lo mismo pasa cada vez más seguido en los teléfonos y otros dispositivos móviles.

El problema es que las interrupciones causadas por actualizaciones de software a veces son tan frecuentes que por momentos se tornan molestas, y los usuarios se preguntan si justifica hacerlas cuando no hay nuevas características específicas que ellos quieran o sientan que necesiten.

Si bien parece un pensamiento razonable, no es la forma en que se debe usar un dispositivo electrónico en la era de la conexión permanente a Internet.

Los hackers dependen de la apatía de los usuarios en torno a las actualizaciones de software para mantener sus operaciones comerciales, políticas y hasta militares en funcionamiento. Y esto aplica a todo tipo de equipos: tanto a computadoras personales como a servidores (¡especialmente!), dispositivos móviles (teléfonos, tabletas, relojes), equipos de redes (routers, switches, puntos de acceso para Wi-Fi) y otros dispositivos que pensamos no son tan complejos como impresoras, discos externos, cámaras de seguridad, televisores y hasta termostatos y juguetes. Todos los dispositivos conectados son potencialmente útiles para los hackers.

¿Qué hacen las actualizaciones de software? ¿Para qué sirven?

Expandiendo lo anterior, ahora repasaremos los tres motivos más comunes por los que existen las actualizaciones de software:

1. Corrección de vulnerabilidades de seguridad

Más del 90% del de las actualizaciones de programas y sistemas operativos (como Windows y Android) son para corregir vulnerabilidades de seguridad.

Conozca aquí sobre distintos problemas de seguridad destacados de los que hemos informado.

Los agujeros en la seguridad son los puntos de entrada más comunes para el malware (acrónimo formado a partir de “software malicioso” en inglés) y los intrusos en los sistemas. El malware puede dañar los archivos, utilizar los equipos para enviar spam e insertar publicidad no deseada en sitios web, y puede codificar todos sus archivos para exigir una recompensa para liberarlos (ransomware). Los intrusos pueden usar malware para fines similares, pero también pueden robar información sensible, sea personal o comercial, para luego usarla indebidamente.

2. Corrección de errores

Cuando una empresa libera un programa, nunca es perfecto o a prueba de situaciones futuras. Por eso, cuando las personas comienzan a usarlo, invariablemente lo someten a situaciones en extremo variadas que facilitan la detección de problemas no previstos. Por medio de estas actualizaciones los errores detectados con el uso diario son corregidos, evitando dolores de cabeza a los usuarios y, en el caso del software comercial, manteniendo a los usuarios como clientes fieles.

3. Mejoras del producto

Estas son las actualizaciones que son más visibles, aunque no siempre son las más importantes para algunos usuarios. Las mejoras se centran en nuevas funcionalidades, estilo visual renovado, mayor rendimiento o la compatibilidad con nuevo hardware. No suelen ser críticas como las que atienden los puntos anteriores, pero como mínimo resultan prácticas, y pueden resultar en un impulso importante de la productividad de los usuarios.

¿Cuándo hay que buscar e instalar actualizaciones de software?

Conviene hacerlo lo más rápido posible.

Como dijimos, descargar actualizaciones e instalarlas a veces puede ser una tarea engorrosa, pero las ventajas que obtenemos valen la pena, aún cuando no siempre nos resulten evidentes (cuando las tenemos y funcionan como deben no hay problemas, haciendo algo difícil medir el beneficio de evitarlos).

Afortunadamente, los sistemas operativos y la mayoría de los programas instalados en nuestros dispositivos pueden hacer el trabajo por nosotros con muy poca o ninguna intervención, minimizando los riesgos a que estamos expuestos.

Las actualizaciones automáticas, sin embargo, no implican que podamos olvidarnos del tema. Como la cantidad de datos sensibles que almacenamos en sistemas digitales (propios o ajenos) es cada vez mayor, acceder a ellos o, a la inversa, bloquear nuestro acceso a ellos, resulta cada vez más redituable. Esta lógica de creciente conveniencia económica y estratégica de los ataques hace que los peligros a que estamos expuestos en la Internet sean cada vez mayores en número y sofisticación, por lo que la supervisión regular (idealmente constante en casos de empresas) y la mirada experiente de personal capacitado sigue siendo crítica a la hora de salvaguardar nuestros datos más preciados y de maximizar la productividad personal.

¿Tiene alguna pregunta que no hayamos respondido? Menciónela en los comentarios y trataremos de responderla.

Comentarios:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *